/Desarrollo de las energías verdes le pone fin a la nuclear y térmica

Desarrollo de las energías verdes le pone fin a la nuclear y térmica

Hoy en día España ha buscado la manera de progresar adecuadamente con respecto al desarrollo de las energías verdes, sin embargo, aún deben trabajar mucho para concretar los proyectos. En el año 2016 las energías renovables presumieron el 17.3% del consumo total de energía. Lo que significa que estuvo levemente por encima del nivel europeo, pero muy por debajo de otros países que están mucho más avanzados y limpios a nivel energético.

Debido a esto, España ha determinado que para el año 2020, podrían alcanzar aproximadamente un 20% de la gratificante energía verde y así poder lograr la totalidad del consumo de energía.

Desarrollo de las energías renovables

El desarrollo de las energías renovables, es uno de los fundamentos principales de la política energética nacional por razones como las siguientes:

  • Colaboran con eficiencia en la disminución de las entradas de diversos gases con efecto invernadero, especialmente del Co2.
  • El alto nivel de participación de las energías renovables dentro del balance energético, reduce la dependencia de los productos petrolíferos y la diversificación de las fuentes que promueven el suministro de los recursos autóctonos.

Aun cuando deferentes fuentes renovables son económicamente competitivas con otras energías convencionales actualmente, en su mayoría podrán serlo a corto y mediano plazo. Por tanto, la política española se encuentra contenida en el Plan de Fomento de las Energías Renovables en este país.

Energías verdes contaminantes y no contaminantes

Las energías verdes se pueden clasificar en las energías no contaminantes que comprenden la energía eólica, obtenida del calor de la tierra, el viento, la geotérmica, los ríos de agua dulce, el sol y la hidráulica y entre las energías contaminantes se encuentra la biomasa en la combustión que emanan dióxido de carbono. Al final ambas son renovables, ya que mientras que los vegetales que las producen se puedan cultivar, jamás se acabarán.

En la actualidad, existe un aproximado de un 50% de la energía eléctrica en España, dividida en la producción en las centrales térmicas con un 30% y en las nucleares con un 20%. Si se llegaran a cerrar se lograría disminuir la entrada de los gases contaminantes, pero sería una controversia al momento del pago de la electricidad. Debido a esto, las Asociaciones de consumidores buscan la forma de impedir que el impacto repercuta en el pago eléctrico de los usuarios.